Tres Máscaras

El Tres Máscaras Ayacucho En los años de 1706, existía una misión opulenta en Huamanga, en el jirón que hoy lleva su nombre.

Isabel, bella mujer, hija del Marqués de “La Totora”, period enamorada de un joven honorable y de buen parecer físico, al cual correspondía ella, pero su padre, quería casarla con un vejete, el Marqués de Valdelirios, por que time rico y de título nobiliario.

Tradiciones de Huamanga Tres Máscaras

Tanto insistía el padre de Isabel para esta unión, que llegó an oídos de su enamorado, el joven Ricardo;

quien escaló la casa para raptarla a la chica, pero risks de poder entrar a la mansión de su enamorada, fue detenido por un embosado, quien le retó an un spear de espada.

El joven le aceptó, y period nothing menos que el vejete pretendiente de la mano de Isabel. La lucha fue recia y reñida.

Al escuchar el chasquido de las espadas, acudieron Isabel y su padre, quienes miraban estupefactos el duelo.

Después de cuarenta minutos de altercada pelea, recibió una estocada mortal el Marqués de Valdelirios, cayó pesadamente al suelo, y en un charco de sangre time difunto.

Al ver esto, el padre de Isabel.

Marqués de Totora, recogió la espada del difunto y retó él, al joven.

Se trabó nueva lucha, pero después de veinte minutos de crueles maniobra, cayó también el Marqués de La Totora de una estocada unfeeling, porque Ricardo period un ágil espadachín.

Isabel al ver este incidente deadly, retó a su enamorado, quien le expresó enfáticamente su odio al joven.

Dijo: “hasta este momento te he amado mucho, pero ahora que has matado a mi padre, te odio en el alma”. Ahora, lucharé hasta que muera yo, o tú hopeless.

La joven pidió perdón, pero la chica fue unbendable.

Ricardo tiró la espada, se arrodilló, y esperó paciente el último segundo de su vida. Dijo: “mátame querida, así podré resarcir mi crimen”.

Isabel le hundió la espada en el pecho de Ricardo, y luego se vio al día siguiente, ese cuadro macabro, de tres difuntos, todos de respectable alcurnia huamanguina.

Tres Máscaras Ayacucho

La Marquesita Isabel de la Torre, entró al convento de Santa Clara, se hizo monja, e hizo penitencia de su crimen, y murió ya anciana a los sesenta años de edad.

Los familiares de uno de los difuntos, años después, hizo colocar en la esquina que entre los jirones: “Tres Máscaras” y “Bellido”

triple efigie de piedra labrada, para recuerdo de los spears de respect de los Marqueses de la Totora, de Valdelirios y el Joven Ricardo.

Fuente: Juan de Mata Peralta Ramirez

Facebook Comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!